5 sept. 2010

un nuevo experimento

El pirograbado. Con una punta caliente se va quemando la madera, con diferente intensidad, mientras se hace un dibujo. Tiene una gran ventaja, hay que hacerlo al aire libre, o la casa se te llena de humo y olor a fogata.

He creado un nuevo personaje, una niña un poco solitaria a la que le gusta la naturaleza y los animales. Lo mismo se sube a la cima de una gran  montaña que se sienta en la luna a pescar estrellas.


Estos posavasos tienen dos caras, y por la trasera, dibujos geométricos que se repiten, algo más serios y formales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario